Introducción sobre el contexto de la elaboración de la Ley de riego, Bolivia

El gobierno de Bolivia elaboró varios anteproyectos y proyectos de Ley de Aguas. Uno de los proyectos elaborados es llamado “segundo proyecto sustitutivo de Ley de Aguas y Reglamento del uso de agua para riego”. En este proyecto se introducen los conceptos de costumbre y derecho consuetudinario como parte del fundamento de la propuesta, sin embargo también se incluye a las comunidades originarias en el régimen general de concesiones. En 1997, el gobierno de Banzer Suarez retoma el tema, planteando el “Anteproyecto de la Ley del Recurso Agua”, dentro de su política de recursos naturales. Desde 1998 comienzan a generarse críticas a este anteproyecto desde la sociedad civil por el hecho que estas promovían el manejo del agua dentro de las reglas del mercado. Así en abril de 1999, las diferentes organizaciones campesinas y de colonizadores elaboran en consulta con sus bases, una nueva propuesta de Ley de Aguas

Mientras tenia lugar el debate sobre la Ley de Aguas, el parlamento discutía de forma oculta la Ley No. 2029, de Prestación de Servicios de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario, que fue promulgada en Noviembre de 1999, la cual a pesar de ser una norma sectorial incluía normas generales sobre el uso del agua. Esa nueva Ley fue muy resistida porque afectaba los derechos de agua existentes y fue modificada como parte de las demandas planteadas en la “guerra del agua” en Cochabamba en abril del 2000. La nueva Ley, Ley No. 2066, abrió un espacio para que los “usos y costumbres” de pueblos indígenas y comunidades campesinas fueran reconocidos y respetados. Pese a ello la CSUTCB en septiembre del 2000, logra el archivo del Anteproyecto de Ley de Aguas que se estaba debatiendo en ese entonces. Esto resulta más bien contraproducente ya que contribuye al surgimiento de Leyes sectoriales o especiales, garantizando amplios derechos y pocas responsabilidades a operadores mineros, industriales e hidrocarburíferos.

Con estos antecedentes, a finales del 2000 se inicia un proceso de consulta para la elaboración de una normativa de riego, facilitado por el CGIAB y el PRONAR, que posteriormente llevaría a la aprobación de la Ley de Riego No. 2878 en octubre 2004. Los reglamentos de esta Ley fueron aprobados en Agosto del 2006, permitiendo la aplicación de esta Ley que es todavía un proceso en marcha.


En el marco de la iniciativa “Capitalización de experiencias - Agua, Tierra y Gente”, diferentes actores involucrados en el proceso de elaboración e aprobación de la ley de riego identificaron la necesidad de reflexionar sobre dicho proceso. Un grupo de aprendizaje trabajó el tema “Concertación Social para la elaboración de leyes – caso Ley de Riego No. 2878” intentando identificar diferentes percepciones y posiciones existentes alrededor de dicho proceso. Se obtuvieron una serie de narraciones y testimonios de personas vinculadas de alguna manera a este proceso en todas o algunas de sus etapas, los cuales sirvieron como base para el análisis y la elaboración de lecciones aprendidas.

Lecciones aprendidas correspondientes

Regresar